Paul Mac Cartney, para hacerle un favor a su hija Stella, llamó a Ringo y con sus esposas, los cuatro vivieron el desfile de moda de la “hijísima” de Paul.