ITEM-24-CANDLESTICK-PARK-SAN-FRAN-TICKET

Entrada para el último concierto público de los Beatles.

Los Beatles tocaron por última vez en directo (al margen del concierto que dieron en la azotea de Apple a principios de 1969) en Candlestick Park, San Francisco, un 29 de agosto. Este fin de semana Paul McCartney ha anunciado que volverá a actuar en directo en aquel mítico escenario.

Y lo va a hacer para despedirse, porque Candlestick Park, el estadio del club de fútbol americano San Francisco 49ers, se dispone a echar el cierre para siempre. El show de Paul para tan especial ocasión se va a llamar “Despedida a Candlestick. El Último Concierto”.

La actuación está programada para el 14 de agosto, no el mismo día de aquel concierto de los Beatles, pero sí el mismo mes. Unos días antes, el 10, actuará en el Dodger Stadium de Los Angeles.

A principios de 1966 no soportaban más las giras, no aguantaban el griterío, la confusión y todo el circo que se montaba a su alrededor. Cuando tocaban apenas se oían, no existía el montaje de monitores de tiempos posteriores y tocaban con un pequeño equipo con el que apenas se podía escuchar algo. Eso sumado a problemas por malentendidos en algunos países, especialmente Filipinas, desencadenó la retirada de los escenarios de los de Liverpool. Se sentían estancados en directo, y prefirieron la vía de la composición y la grabación en estudio como motores de evolución.

Este es el repertorio que los Beatles tocaron aquel verano de 1966:

‘Rock and Roll Music', ‘She's a Woman', ‘If I Needed Someone', ‘Day Tripper', ‘Baby's in Black', ‘I Feel Fine', ‘Yesterday', ‘I Wanna Be Your Man', ‘Nowhere Man', ‘Paperback Writer' y ‘Long Tall Sally'.

Como puede verse, alternaban en su set algunos viejos rocanroles con algunos títulos originales de sus evolucionados últimos LPs. Ellos mismos reconocían que esas canciones eran más complicadas de hacer en directo. A partir de ese momento los Beatles tendrían carta libre y, sobre todo, tiempo para experimentar a sus anchas en Abbey Road.

El alcalde de San Francisco no ha tenido más que palabras de reconocimiento hacia Paul:

“Sir Paul McCartney es un acto de clase, y estoy muy agradecido de que él vuelva a Candlestick para ayudarnos a dar a este lugar icónico la despedida que se merece.”

Curiosamente en aquel 1966 en California se estaba gestando toda la escena freak del rock ácido y psicodélico, grupos como Jefferson Airplane o Grateful Dead recogieron de algún modo ese verano el testigo de los Beatles.

beatles-candlestick-park-460-100-460-70

Candlestick Park, el final de una etapa.