PAUL MCCARTNEY CIERRA CON NOTABLE SU TRILOGÍA HOMÓNIMA

Paul McCartney / Calico Skies Radio: LAS DISTINTAS EDICIONES DE "McCARTNEY III"

Por fin ha sido publicado oficialmente el esperadísimo “McCartney III”, el cierre de un ciclo iniciado por el primer disco en solitario de Paul McCartney en 1970.

Sin dejarnos llevar por la euforia se trata de un disco notable, desde luego mucho más afortunado que su anterior “Egypt Station”. Canciones tirando a largas e intentando conservar el encanto “casual” de los Macca I y II. Por supuesto, en él Sir Paul ha tocado todos los instrumentos, y cantado todas las partes vocales.

Con su experimentación en el ámbito de lo seguro (a excepción de la "rara" del lote, la extensa, tal vez demasiado, “Deep Deep Feeling”), “McCartney III” no es tan aventurado como lo fue “McCartney II” ni como sus trabajos como The Fireman. 

Paul McCartney on Twitter: "Congratulations to my friend @TaylorSwift13 (and her boots) on her wonderful '#evermore' album charting at #1 in the UK this week and no doubt US on Sunday. 📸by @

Es un LP ameno, afable y accesible que tiene mucho más que ver con “McCartney I” por su carácter sorprendentemente eléctrico que conecta con “Oo You”, “Momma Miss America” o el single “Oh Woman, oh Why” en sencillos números de rhythm and blues como “Slidin´” o “Lavatory Lil”. El primero es denso y hard, terreno en el que Paul es un pionero, el segundo más ligero y juguetón, y remite a los cortes más rockeros de “Ram” (”Eat at Home”, etc…).

Como single claro tiene el frescachón y pegadizo “Find My Way”, que acaba derivando a territorio casi country.

 

“The Kiss of Venus” es una de las más cortas y una de las más encantadoras, tal vez la mejor. Cantada con un hilillo de voz, es una de esas pequeñas grandes canciones que Paul compone con la mayor de las naturalidades. Big Bill Broonzy, Scott Joplin, Pentangle, y que bien metido ese teclado isabelino en 2′ 19″. Soberbio.

“Long Tailed Winter Bird” abre con fortuna el LP, un tema repetitivo más que interesante que se abre con vital y contagioso riff acústico que muta en eléctrico rasposo/infeccioso para volver atrás en una atractiva alternancia electro-acústica. Los detalles de flautitas que entran y se desvanecen suenan a reducto psico- beatle; la voz metalizada, a Macca II.

Como colofón tiene "Winter Bird/When Winter Comes" en la que repentinamente la voz de Paul suena rejuvenecida como por arte de magia. Tiene truco, en realidad es una grabación de 1992, un inédito coproducido por George Martin, que ahora venía a cuento por la situación generada por el coronavirus.

Tras el reprise de "Long Tailed Winter Bird”, comienza ese significativo "Cuando llega el Invierno", sereno y acústico cerrando con tranquilidad el disco.

Paul McCartney se ha sacado de la manga un atractivo trabajo de confinamiento, un disco notable que finiquita su citada trilogía homónima.

 

.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.