120 color negitives

Linda Mc Cartney con , su último amante antes de conocer a . A la derecha, el batería Mitch Mitchell. Linda ejercía de “grupie” -fotógrafo , durante 1967 y 1968.

A costa de los Beatles, descubren ahora cosas viejas y las vendan como si hubieran descubierto la noticia recientemente.

Un supuesto telegrama de Alan Douglas, productor de Jimi Hendrix, a Apple Records, con fecha del 21 de octubre de 1969, pidiendo a Paul Mc Cartney si quería unirse a Jimi Hendrix, Miles Davis y Tony Williams  para una sesiones en Nueva York, exactamente en el “Electric Ladyland”, ha viajado, se ha vendido y se ha comprado desde hace muchos años. Ahora, creo que se encuentra el Hard Rock de Praga. 

Un lujo de supergrupo. No, nada de eso. Fantasías de Jimi.

No me lo he creído jamás. Ni siquiera el telegrama, que puede resultar falso.  En primer lugar, Miles Davis, en plena drogodependencia con la heroína, siempre pedía dinero o lo sacaba de debajo de las piedras.

Exactamente, Miles le pido cincuenta mil dólares de aquella época a Jimi, si quería que colaborase en la sesiones. Tony Williams, el batería no tanto. Pero ahí acabó todo.

¿Por qué Jimi  había llamado o se había interesado en que Paul Mc Cartney estuviera en esas sesiones?. Porque creía que era un buen amigo de Paul. No sabía realmente que Paul es muy vengativo. Y como sucede con Mick Jagger, Paul jamás tuvo buen “feeling” con Jimi.

¿Por qué ?. Porque como en el caso de Mick Jagger, su mujer Linda había sido amante de ellos. Y con Jimi fue como un “amour fou”. Con Mick, Linda estuvo una semana en una yate, encerrada  con “fuego”con el cantante de los Rolling Stones, según cuenta el propio Bill Wyman, en su autobiografía “A Stone alone“.

Linda era como una “gr0upie” fotágrafo. Tras haber dejado a Mick o él a ella, Linda vivió otro romance con Jim Morrison y, luego, con Tim Buckley, el padre de Jeff Buckley.

Más tarde, Linda acabó  en brazos de Warren Beatty y, finalmente , conoció a Jimi Hendrix, su último amante antes de decirle a Nate Weiss, la assitente de Brian Epstein, que se apostaba mil libras a que se casaría con Paul Mc Cartney, el “guapo con cara de niño” de los Beatles.

Linda conoció a Paul en un club londinense en una noche de mayo de 1967 y, luego, hizo las famosas fotos de presentación del Sgt. Peppers, en casa de Epstein. Desde aquel día no se separaron.

La noticia es, por tanto, vieja y fuera de lugar. Hace poco también he leído que un tío que escribe un libro sobre John Lennon y que él tipo sabe que John quería volver a Inglaterra.

Es patético, porque no sólo quería es que ya tenían el billete, según me contó la propia Yoko. Querían ver a la Tia Mimi y promocionar el album “Double Fantasy” en Inglaterra, porque las ventas en Estados Unidos eran muy flojas y Dave Geffen, estaba desesperado.

Todo vale.