Una campaña política y de acción del sindicato de música en el Reino Unido , que ha comenzado hoy , trata de proteger y salvar los lugares donde se toca en música en directo, ante los cierre continuos y trágicos  de pubs con música en directo, teatros e inclusos pabellones deportivos ,que prohiben las actuaciones musicales, casi por decreto.

Paul Mc Cartney se unido al movimiento y ha llegado a advertir:

“Sin esas salas como el Cavern, sin la música en directo, la música en directo y la música general estará muerta. No puede quedar todo en el poder de las discotecas. Donde hay lugares con música en vivo, habrá músicos y la música aún vivirá. Sin lugares para tocar, a sí de sencilla, la música se muere”.

Y concluye:

“El futuro de la música está en peligro”.

El tema está refrendado por el congresista de los laboristas John Spellar , con el próposito incluso de promulgar una ley en defensa de proteger los lugares de música en vivo.

Nick Mason de Pink Floyd, y Billy Bragg también están asociados a la defensa de esos lugares.