dice que ha dejado de fumar porros por no maltratar la salud de su hija Beatrice de 8 años. Su madre es la “perfida” Heather Mills, que le sacó casi 40 millones de dólares por el divorcio.