article-2525882-1A2E935E00000578-901_634x409 jamás podrá evitar su orígen humilde. Durante un partido de baloncesto, Paul se mató por una camiseta que regalaban del los Brooklyn Nets, en que todavía tiene negocios Jay Z.