ha rememorado su pasado con , cantante de , y ha culpado de su ruptura sentimental en aquel momento a la evolución y éxito de .

Frischmann y Anderson fueron pareja a finales de los años 80 cuando formaron Suede juntos. Posteriormente Justine dejó a Brett para irse con Damon Albarn, abandonar Suede y formar Elastica.

Anderson ha escrito sobre la relación entre ambos en su nueva autobiografía ‘Coal Black Mornings', además el pasado fin de semana habló de su cariño por Frischmann en una entrevista con The Guardian.

“Una de mis cosas favoritas de Justine es el hecho de que ella está muy interesada en todo el mundo. No es distante de ninguna manera. Sería fácil para ella, dado lo que tiene y quién es ella. Pero cuando habla con alguien, realmente le importa cuál es su respuesta. Ella está fascinada y es fascinante. Me encanta esa combinación. Y, sí, todavía la quiero mucho”.

Resultado de imagen

Hablando de su separación y de la partida de Frischmann de Suede, Anderson dijo:

“Estaba muy feliz, viviendo con Justine. Pasamos un tiempo fantástico juntos, y el amor joven es increíble. Pero no es propicio para crear música interesante, atormentada y apasionada, ¿sabes? Necesitaba algún tipo de motor para salir de mi culo y tener algo de lo que escribir. El momento en el que nos separamos y ella dejó la banda fue algo realmente extraño, pegajoso y extraño. Porque ella hacía muchas preguntas sobre la banda, y había una especie de desunión por eso”.

Brett Anderson and Justine Frischmann

Justine se fue y acabó montando los exitosos, y efímeros, Elastica. Para Suede las cosas empezaron a ir mucho mejor, la banda se consolidó sin ella.

“Ella quería que Suede fuera un tipo diferente de banda. Y tan pronto como ella se fue, el grupo repentinamente… fue como un imán. No era una pieza que faltaba, era la eliminación de la pieza. De repente, nos vinculamos los cuatro, todo se volvió un poco telepático”.

“Coal Black Mornings” sale a la venta en marzo, publicado por Little, Brown.