Adele y Simon han sido padres por fin de un niño que goza de inmejorable salud. Sin embargo, los locos de turno han arremetido con insultos y toda clase de descalificaciones. Lo que dicen ser redes sociales, son autenticas redes de miserables.