El buen padre que es Jay Z lleva a sus gemelos en la mano. El mismo. No quiere ni guardaespaldas. Jay Z es el hombre más rico de la música.