Nunca nos cansaremos de escuchar la magia, la locura interpretativa de Paco de Lucía con su eterno Entre dos Aguas.