Noel , con su ídolo, la estrella argentina del Manchester City, Carlos Tevez

Me han contado que Noel Gallagher tiene un cabreo enorme con Mancini, el manager,  y también con el jefe árabe por haber dejado a Adebayor al equipo de Mourinho por una cantidad rídicula.

Cosa que no se entiende, porque Noel, que es el mayor forofo del City, está como loco con la forma actual del delantero argentino Carlos Tevez, del que se ha hecho muy amigo. Pero dice Noel, no sin razón que para ganar la Premier, se necesitaba también a Adebayor.

Muchas veces he hablado de fútbol con Noel Gallagher. Es cuando se le iluminan los ojos y no tiene la presión de la música. Es lo que ha hecho estos meses. Ha preferido ni grabar ni contestar a las constantes provocaciones del “descerebrado” de su hermano Liam. Siempre será la paciencia del viejo job la que predomine en Noel.

En un canal de deportes, ha dicho que ni ha empezado a grabar su primer álbum en solitario ni cosa que se le parezca. Quiere aprovisionarse de grandes canciones, pero bien descritas en maquetas que sean lo más precisas posibles, aunque no sean temas, muchas de ellas sin letra todavía. Sin terminos definitivos.

Ignora cuando va a empeozar esas veinte canciones que tiene más o menos acabadas. Quizá cuando acabe la Premier, dice, y el City acabe con el otro equipo de Manchester, el United. Puede ser.

Ese curioso personaje que es Allan McGee, su viejo manager, le dijo a un tabloide inglés, que había oido tres temas  de Noel en maqueta y que, francamente, le habían impresionado. Prácticamente, para McGee eran tres clásicos.

Me lo creo. Creo en el talento de Noel, su prudencia y más después de haber escuchado el álbum de Beady Eye , un intento hueco de crear algo remarcable por parte de Liam.

Abajo, Noel cantando su ‘Wonderwall'.