El perfecto insomne Adam Young , único propietario del talento de Owl City

Me ha sorprendio una barbaridad el número uno en los Estados Unidos de Owl City, pero bastante más que sea definitivamente la aceptación de la música electro en la gran mayoría norteamericana, tan reaccionaria, tan repelente a todo lo que no se haga con guitarras y baterías tocadas, la prevención absoluta a la programación electrónica.

Signo de los tiempos de cambio y que los “wasp” ya no anguantan a los pesados hijos de Woodstock, con ese rock rancio, manido, que represetaban tantos grupos en la universidad norteamericana.

Owl City es sólo el nombre de un proyecto. El propietario es un chico de 24 años, llamado Adam Young, insomne, metido en su habitación para luchar a favor del sueño, amante de la programación electrónica, de los sintetizadores, del experimento con sonidos virtuales en los ordenadores.

[ad#adsense-250×250]Adam no es nuevo y el éxito le llega cuando le ha echado mano una multinacional, Universal. Ocean Eyes,  que vende a razón de diez mil unidades por día, en realidad, es su tercer álbum. En el 2007, lanzó él mismo, apoyandose en MySpace, su ‘Of June'. Al año siguiente, acertó con el más redondo ‘Maybe I´m dreaming'.

Y desde este comienzo de otoño ha barrido con su tema estrella Fireflies, actual número uno en los Estados Unidos.

El tema es un gran tema pop. ¿El talento?. Bueno, creo que Young tiene el mismo talento de los “ídolos” musicales universatarios, con su típico retraso “naive”, su línea corta musical, con el mismo clasicismo de los grupos de rock, aunque ahora Young demuestre que se puede hacer lo mismo con sintetizadores. No es un álbum revolucionario. Pop y fácil.

Abajo, el número uno ‘Fireflies'.
[ad#tradedoubler-468×60]