La bochornosa rendición de la Academia de los Grammys al “hip hop” nos hace recordar otros tiempos de la música negra, cuando en el año 2004, por ejemplo , aparecieron Prince y Beyonce,  juntos.