https://youtu.be/tMvWhI6JCRk

Los Grammys actuales están en manos de especuladores, lobbys, judios de homosexuales y estúpides. Salvo John Legengd, que cantó excelentemente Easy, cuando estaba en los Commedores, ya me dirán lo que hacían Demi Lovato en un homenaje a Lionel Ritchie.