Se trata del tema que David Bowie sugirió y logró que lo “comprara” publicitariamente Louis Vuitton. Publicidad, dinero y tema no muy sobresaliente. Es mejor el video.