article-2347939-1A7E80AA000005DC-69_634x967 ha perdido la realidad de su edad, de su situación como artista y de su sentido del esperpento. Ahora, para un nuevo proyecto que quiere mantenerlo en secreto, ha colgado fotos como esta, matando a su bailarín, con pistola en mano. A costa de provocar, ya no sabe ni es lo que provocar. Es patético.