Cada día más bipolar, cada día con más trastornos mentales y cada vez más obesa, a Sinead  O´Connor le ha vuelto a darle punto de afeitarse la cabeza como una monja, como dijo un día que es lo que le hubiera gustado ser.