No es precisamente la mejor canción de su tan esperado segundo álbum, pero no es tan mal adelanto de loq ue viene después.