cf9ad626

Frank Ocean no tuvo suerte el primer día del año. Una patrulla de la policía de autopistas de California dice que notó un comportamiento extraño en la manera de conducirse un BMW 325 negro, con excesiva velocidad. Iba a 90 millas por hora, en un lugar donde sólo se permite ir a 60. La policía ordenó parar el auto.

El conductor era Christopher Breaux, alias Frank Ocean, de 25 años, que iba acompañado. Dice la policía que lo primero  que notaron era que todo el coche desprendía un fuerte olor a marihuana. Al registrar el coche, los policías también requisaron una cantidad importante de marihuana en una bolsita de plástico. No quisieron citar a la persona que iba con Frank.

Ocean fue conducido a la comisaría de  de Mono County, acusado de posesión ilegal y de conducir a excesiva velocidad. Se le quitó el permiso de la conducir y salió de la cárcel.

“Channel Orange” nos ha encantado a todos. Es una pequeña obra maestra, pero el pobre Ocean es noticia un día sí y otro, también. Ahora está demandado por la policía y también por su propio padre, que le pide una compensación de un millón de dólares.

Y, además, lo peor: no está seguro de que quiera seguir con la música, le parece poco.