Olivia Harrison, la viuda de George, se emocionó y lloró en el funeral de , que se celebró ayer, cerca de Los Angeles.