Más que la canción, este video de OK Go era de lo más absurdamente imaginable. Hasta diecisiete tomas diferentes tuvieron que hacer para su realización.