Desde que descubrió el sexo después de ser una chica Disney, Christiana Aguilera, de origen chileno, pero que no quiere hablar castellano, está obsesionada en su cuerpo. Esta es la portada de su nuevo álbum. Otra vez, casi desnuda.