Este es uno de los mejores temas de pop de toda la década de los años 80. Una canción de ABC, producida por Trevor Horn y cantada por Martin Fry