Barack Obama estuvo el otro día en el teatro de Broadway para ver a su “jefe” musical, Bruce Springsteen. Y tuvo que saludar como un artista.