Graffitis, mucho colorín, como un anuncio de Sony Bravia, pero poca chicha.