Con su versión de ‘Our day will come’, su compañía rinde tributo a Amy Winehouse, su artista, a la que no supo nunca manejar y a la llevó a retos absurdos.