Norah Jones se impresionó muy positivamente con Danger Mourse, en aquellas sesiones de trabajo para las canciones que tenía interpretar en el proyecto “Rome”, en homenaje a la música de Ennio Morricone.

Recordamos como cantaba la hija de Ravi Shankar en ese temazo que era ‘Black', casi adornandola de toda clase estilos. Entre el talkin-singing a lo Lou Reed o la de una estrella pop. Uno de los temazos del año pasado para PLASTICOS Y DECIBELIOS.

Un par de meses después,  Danger Mouse descubrió que U2 habían considerado su trabajo en los temas de Bono y The Edge demasiado revolucionarios.

Entonces viajó a Los Angeles y en unas cuentas semanas, porque Brian Burton aka Danger Mouse, es muy rápido para grabar, terminaron el nuevo álbum de Norah Jones, que llevará el título de “Little Broken Hearts”, que aparecerá en el mes de marzo y que es una gran maravilla.

Todavía sigo sin entender como rechazaron el trabajo de Danger Mouse. No lo he he escuchado, pero me resulta difícil entender que fuera “demasiado revolucionario”.

Brian es un genio para mezclar los sonidos acústicos con las programaciones electrónicas. Ese es su gran talento.