Yoko y John, en 1980, durante las mezclas finales de "Double Fantasy", en los estudios Hit Factory de Nueva York

es una especialista en irritar a todos los fans de los Beatles, que son muchísimos millones. Y, sobre todo, a los de .

Su avaricia, su amor por el dinero, obsesivo -es hija y nieta de una de las familias de banqueros más importantes del Japón- le ha llevado a volver a masterizar los álbumes en solitario de John, y lo que es peor: se ha atrevido a introducir nuevas pistas, nuevos recordings, tocar y marranear “Double Fantasy”, el último álbum de John, que apareció poco antes de su asesinato.

Un álbum en que ella aparecía por todos lados, pero había hermosas canciones de John como ‘Watching the wheels', ‘Woman' y ‘Startin over'.

Pues bien, Yoko ha vuelto a meterse en el estudio, con las viejas cintas de dos pulgadas de veinticuatro pistas, con el ingeniero y productor de aquel álbum, el inefable Jack Douglas, que ha debido hacer las paces con ella, porque Douglas se querelló hace años, porque no le pagaba los royalties de “Double Fantsy”, un álbum que era propiedad de John, pero que al final Yoko lo vendió a la EMI:

[ad#adsense-300×250]¿Que es lo que han hecho?. Quitar muchas pistas, casi dejar el álbum desnudo, con un par de guitarras de John y su voz, las la nueva instrumentación que le ha dado la gana.

Mezclas nuevas, temas nuevos. Dice ella, siempre dice ella, que es lo que hubiera querido John. ¿Como lo sabe?. Es posible que hable con él desde el cielo o el infierno. Tiene una cara que se la pisa.

La última vez que entrevisté a Yoko fue hace unos siete u ocho años, cuando precisamente había resmasterizado por enésima vez los álbumes de John. La excusa en esta ocasión para hacer caja es que se cumple en octubre el 70 aniversario del nacimiento de John. Pero claro dentro de cinco será 75 y se inventará otra cosa, porque ella que ya tiene 77 años, seguro que sigue viva, a base de té verde.

Abajo, John Lennon con mi tema favorito de “Double Fantasy”, ‘Watching the wheels'.