Tras ‘Heaven' y ‘Daddy', este es el tercer single y el mejor de todo el álbum de debut de Emile Sandé. Increíblemente , bueno, original. Excelente el arreglo rítmico.