Hace ya unos meses que mi buen amigo Dani de Doctor Music me aseguró que habían confirmado fechas para el mes de junio, en Barcelona y Madrid.

Así que pensé que el grupo y, vamos, uno de mis compositores favoritos de todos los tiempos, Neil Finn había logrado alcanzar un contrato, un nuevo contrato, porque cuando nos vimos durante la promoción del último álbum de Crowded House, “Time on earth”, sabía que era el último con EMI. La llegada de ese elefante de los negocios, torpe y desconsiderado como Guy Hands, les había dado la voleta de la compañía EMI. Vamos, como a Radiohead, Paul Mc Cartney, a todo bicho viviente.

Pero sabíamos que desde hace un par de años, Neil y la formación del nuevo grupo grababan sin cesar nuevas canciones en el maravilloso  estudio Roundhead de Auckland, en frente de la maravillosa playa de El Piano.

[ad#adsense-250×250]Su hijo Liam participaba en las grabaciones. Por supuesto, Jon Brion, con su sentido de la psicodelia. Jim Scott, claro, por supiesto, no podía faltar el productor de la última obra maestra de Wilco, grabado en Roundhead .

En Agosto, Neil viajó a Los Angeles para dar los últimos toques al álbum. Hasta noviembre, una vez acabadas las mezclas, no logró lo que quería: un nuevo contrato, además, con la compañía más solvente del mundo, Universal.

En fín, el nuevo álbum de Crowded House se llama “Intrigue” y seguro que está repleto de esas maravillosas melodías de Neil.

Abajo, mi canción favorita de Neil, ‘Fall at your feet'.