A partir de ahora, los homenajes y tributos no van a parar. Una constelación de 7 estrellas ya lleva su nombre, y la ciudad de Nueva York declaró oficialmente el 20 de enero como Day en honor al artista recientemente fallecido.

De todos modos, Nueva York no es la primera ciudad en dedicar un día a David Bowie. En 2014, la ciudad de Chicago declaró el 23 de septiembre como “día Bowie”. A ellos les corresponde mayor mérito porque lo hicieron en vida del músico.

El de Nueva York es un tributo muy merecido en cualquier caso, porque al margen de la talla artística de David, vivió allí cerca de 20 años. Tantos años que ya se sentía neoyorquino, tal y como declaró en 2003:

“No puedo imaginar vivir en otro sitio. He vivido en Nueva York más de lo que he vivido en ningún otro lugar. Es increíble: soy un neoyorquino”.

Tras su muerte el 10 de enero, los fans y admiradores le rindieron un homenaje improvisado en la puerta de su apartamento de Soho en el cual vivía con su esposa Imán desde 1999.

Ç