Esta era nuestra canción favorita del último album de Foo Fighters, producido formidablemente por Butch Vic de Garbage.Wayne Isham hizo el video.