morr

Se ha anunciado que estará cantando en el concierto conmemorativo del próximo premio Nobel de la Paz, y la noticia ha escocido mucho en Noruega. Mucha gente está molesta, tienen memoria, no quieren a Morrissey cantando en los Nobel.

La razón es muy sencilla, no gustaron nada las declaraciones del cantante tras la masacre de Anders Breivik. Muchos no quieren olvidarlas ni perdonarlas.

El extremista de ultra derecha Anders Behring Breivik asesinó a 77 personas en Oslo y en la isla de Utoya en Julio de 2011. Tan sólo unos días después de semejante masacre, a Morrissey, mientras cantaba “Meat is Murder” en Varsovia, no se le ocurrió otra cosa que decir que los acontecimientos de Noruega “no fueron nada en comparación con la mierda que sucede en McDonalds y Kentucky Fried todos los días.”

El vegetarianismo extremado de Morrissey le lleva a veces a ser un cretino integral con una sensibilidad propia de un asno. Morrissey no lo puede evitar, es superior a sus fuerzas. Probablemente no hubiese hecho un comentario así de haber habido algún familiar o amigo entre esa espantosa lista de 77 personas fulminadas. Ahora en Noruega no quieren saber nada de él. Tras cubrirse de gloria con semejantes declaraciones, Morrissey se negó a pedir disculpas y emitió un comunicado hablando de su malestar ante cualquier tipo de atrocidad: “todo el mundo debe sentir horror por el asesinato de un ser inocente”.

El periódico noruego Aftenposten ha publicado un artículo en el que dejan claro que los familiares de las víctimas y amigos, y muchos noruegos anónimos, consideran “incomprensible” que Morrissey vaya a cantar en el concierto del Nobel de la Paz. Aunque quizá el 11 de diciembre se lleve el abucheo de su vida, una cura de humildad que seguro no le vendría mal a Morrissey.

“Morrissey no merece estar en un escenario en este país nunca más”, ha escrito un lector, sin embargo el director del Instituto Nobel, Geir Lundestad ha defendido la decisión de que Morrissey toque argumentando que no están de acuerdo con muchas opiniones de estrellas de la música que han tocado para ellos.

“Ellos no están aquí para recibir el Premio Nobel de la Paz. Están aquí para ser parte de un tributo musical al premio Nobel de la Paz”, ha afirmado.