Resultado de imagen de liam noel

La batalla de los Gallagher sigue abierta en todos los frentes, sobre todo en el de Liam. Y va a durar al menos hasta diciembre, después de que publique su tercer LP con High Flying Birds, “Who Built The Moon?”. Como ya hemos indicado en PYD a veces parecen compinchados en una exhaustiva campaña de promoción.

El estilo de Liam es definitivamente más bajo, de ocurrencias poco afortunadas con algún punto acertado y hasta hilarante. Como si fuera un John Lydon de saldo. El de Noel es más soso y serio. Cada cual desempeña muy bien su rol entre rock y rock.

La última es que Noel ha dicho que su hermano debería acudir a la consulta más próxima de un psiquiatra.

No le han sentado nada bien las acusaciones de Liam sobre su no comparecencia en el concierto benéfico “We Are Manchester”. 

“No me preguntaron“, asegura Noel, añadiendo que las críticas no le molestaron. “Es sólo ruido. Malditas informaciones enfermas”.

Hasta el momento Liam no ha superado el “traúma post Oasis” y ni Beady Eye, ni su actual trabajo en solitario se lo han hecho olvidar. Noel, sin embargo, no parece nada nostálgico, mira hacia adelante, y si echa la vista atrás lo hace sin ira.

Para colmo Noel no hace ni puñetero caso a Liam. No se ven ni en navidades. No le necesita.

Resultado de imagen de liam noel

Precisamente Noel acusó a las acusaciones de su hermano de ser “un truco de relaciones públicas”, y ha dicho que básicamente le importan un pimiento. Dice que su hermano es “Mr. Angry” y que necesita sentarse en el sillón de un buen profesional.

“No lo digo en broma. Jóvenes mancunianos, jóvenes aficionados a la música, fueron asesinados, y él, por dos veces, se lo apropia. Necesita ver a alguien”.

“Mr. Angry bombardeó Internet con su odio. Así que estoy recibiendo llamadas diciendo: ‘¿Seguro que quieres hacer una entrevista?’ No. La gente murió. No se trata de mí ni de otro idiota. Una mujer acaba de despertar de un coma para encontrar a su hija muerta. Ten un poco de respeto”.

“Mr. Fuck” y “Papá Noel”, de rabiosa actualidad hasta, por lo menos, finales de año.