Quien no se desmarca en el Loop por la noches de St. Louis es que no tiene sentido de la vida. Y, una noche,hace justo siete años, fui a cenar al famoso Blueberry Hill. Casualidad, fortuna o presunción veo que el club anuncia a Chuck Berry para esta noche.
Chuck Berry esta “vivito y coleando”. Y tanto. Sobre las diez de la noche aparece sobre el escenario con una espeluznante camisa azul de lentejuelas ,como en los tiempos del soul.
Francamente, me quedo perplejo. Con una gorrita de marinero o de capitán de barco de tahúres, Chuck cuenta un chiste y,además, lo hace en un español no del todo malo.
Luego ,empieza a enroscar su serpiente de éxitos, con el efecto venenoso que todos conocemos, porque son temas como si su pócima milagrosa conociera tu alma. Con todo su efecto demoledor contestario .Pero simple .Como cuando describe al Negro que encarcelan por desempleado en ‘Brown eyed handsome man’ o como a su edad describe el sexo y la promiscuidad en ‘Sweet little sixteen’ o ‘No particular place to go’, si se trata de lograr a una chica.

Sin olvidar los clasicos que han robado todos los profetas del pop. Temas o himnos como ‘Roll over Beethoven’, “Rock and roll music” o el endémico sueño americano ,a traves de un Negro al incrible “Johnny B. Goode”, que se convierte en su recurso para hacer hacia el final su famosa paso del `pato”
Cuando se contonea, su mano va a hacia los riñones como broma o circunstancia de su condición de octogenario.La verdad es cuando mas oyes a Chuck Berry y su banda, mas condenas o subestimas a los Rolling Stones.

Cohen, Berry y Richards hace muy poco, tan sólo unos meses

Chuck anima a todas las “chicas” para que suban al escenario como fin de fiesta. Lo malo de las “chicas” de Chuck es que muchas de ellas son sesenteras o quizá más mayores. Reparte besos a diestro y siniestro . Le importa poco la edad de las damas. Esas campanitas plateadas, como su cancion s “Ding a ling” ,todavia suenan ante la presencia femenina.
Hasta ahora, hasta su muerte a los 90 años, siempre las mujeres. Si quieres ver varias películas porno de Berry , sólo tienes que teclear “pornhub” en tu ordenador. A veces, fue tan mujeriego, que su propia perversión, le llevó a la cárcel , cuando en su propio club puso cámaras ocultas en el el servicio de señoras. Pero fue el increíble autor de “Sweeet little sixteen”. Como me llegó a decir Keith Richards “Chuck es el rock”.