Quizá la  historia de cómo la DJ y productora de techno rusa Nina Kraviz llegó al éxito y lograr  hordas de  admiradores  está muy gastada, pero nunca perderá  su brillo.

Proveniente de la ciudad ribereña de Irkutsk, Rusia, Kraviz ejerció como dentista para cosmonautas en Moscú durante años antes de comenzar a hacer música electrónica en la radio y tocar en clubes.

Ahora s famosa y respetada como DJ. . Kraviz a veces se deleita con desconcertantes planteamientos tecno, que se presentan como  algo que recuerde a un bombo de 120 BPM y terminan en un viaje esotérico vagando entre estados de ánimo y paisajes sonoros . Eso durant horas pinchando.

Sus influencias son católicas,. Pero no tiene nada que ver que  una de sus drogas favoritas sea el  ácido; es decir, el subgénero tecno conocido por sonidos vintages , s inventados a partir de sintetizadores de la década de 1980.

Ahora, vive en Berlín, la capital mundial de los DJ´S , aunque:

Kraviz fundó su propio sello en 2014, llamado трип, en ruso, que se traduce como “Viaje” y ha firmado artistas como  Bjarki y Roma Zuckerman .

Ahora, vive en Berlín, la capital mundial de los DJ¨S , aunque:

“Mi horario realmente no me permite quedarme en ningún lado más tiempo que una cierta cantidad de tiempo.  Me gusta escuchar cosas. Las personas perciben el mundo de diferentes maneras, algunas personas son más visuales, algunas personas huelen o escuchan”.

Y sobre sus “sonidos favoritos”:

“Soy muy sensible a todo tipo de sonidos, especialmente cuando la gente habla, escucho la melodía de sus voces, cómo hablan. Estoy realmente fascinado por los idiomas, especialmente.  Las personas hablan un idioma pero lo hablan de maneras muy diferentes, la esencia es muy diferente, es fascinante captar las pequeñas diferencias”