Taylor Swift no tiene un pelo de tonta. Desde el ataque de Kanye West mide muy bien sus pasos. En su actuación en el Madison Square Garden de Nueva York invitó a su ídolo James Taylor y juntos cantaron ‘Fire and Rain’ -la mejor canción de James para mi- y Fifteen. Muy apropiado.

LA NIÑA Y JAMES