La canción titular del último álbum de The New Pornographers editado el pasado mes de abril, en un clip dirigido por Kevan Funk que explora la tensión y emoción atormentada de personajes que no  han sido capaces de reconciliarse interiormente consigo mismos.