neil

Desde luego nadie puede acusar a de no ser un hombre ocupado. A sus 68 años no para, todo tipo de proyectos relacionados con la música, las nuevas tecnologías (su reproductor de música PONO), las causas solidarias medioambientales y de lucha contra enfermedades (su legendario Bridge School Benefit), etc… Neil es sencillamente un monstruo.

Ahora acaba de anunciar que va a tener que posponer hasta noviembre la edición de su boxset de cuatro álbumes para el Record Store Day precisamente porque tiene tantas cosas entre manos al mismo tiempo que ha preferido centrarse en otras actividades.

Apenas 3.500 copias de ‘Official Release Series Discs 5-8’ se iban a prensar, conteniendo sus cuatro álbumes ‘On The Beach’, ‘Tonight´s The Night “, ” Zuma ” y ‘ Time Fades Away ‘, un disco oscuro y turbio en directo de Young de 1973, que el canadiense se había negado previamente a reeditar.

Precisamente ha sido su PONO, lanzado oficialmente la semana pasada, lo que ha dado al traste con la edición de la caja a tiempo para el Record Store Day. Eso y su segundo volumen autobiográfico, la continuación de “Waging Heavy Peace”, y su disco de versiones de Dylan, Lightfoot, Jansch, etc “A Letter Home”, y …  Neil es uno de los grandes autores renacentistas del rock como demuestra tal grado de actividad y capacidad.

Neil sirve para todo. Hasta para construir en 1978 un especialísimo tejado para su granero hecho a partir de copias de su disco de ese año “Comes a Time” a modo de tejas. Lo acaba de confesar, compró 20.000 ejemplares del disco para darles tan original uso. Estaba tan furioso con la errónea masterización del disco (al parecer se debió dañar la cinta master en un aeropuerto, en el traslado) que no tuvo el más mínimo reparo en destruir su propia obra, mejor dicho, en reciclarla.

Que grande, Neil. Además de talentoso, siempre ha sido creativo no destructivo.