Hay que recordar que fue fue el primero en protestar por la falta de calidad del CD. Desde los años ochenta hasta el advenimiento de los DVD de audio -otro solemne fracaso de la industria- , Neil Young prohibió que toda su discografía pudiera salir en CD.

Tenía razón, la calidad del sonido de un CD deja mucho que desear con respecto a cualquier sonido de un vinilo bien masterizado. La proporción va del 10 al 1 según las últimas evaluaciones.

Neil Young siempre dijo que que el sonido de un CD era insoportablemente falto de calidez, de profundidad. Lo que no sabía era que ibamos a peor.

Con la apariición del MP3 la calidad del sonido bajó hasta los infiernos y seguimos en esas, a pesar del mp2, del mp4 o lo que quieran los reyes de la compresión digital.

Neil Young ha hecho unas declaraciones a la MTV en las que su acusación es todavía más insolente y rabiosa. Ha llegado a decir que la gente joven se pierde todo el sabor de la música.

El guitarrista certifica que la música actual no es una mierda, pero sí donde se escucha. Young ha querido subrayar que le gustan mucho y Mumford and Sons.

Neil Young tiene toda la razón. Pero esta es la sociedad que tenemos. Vida de baja calidad, viviendas de baja calidad, sonido de muy baja calidad. Todo está proporcionado. Viva el capitalismo.