Neil Young en su regreso con Crazy Horse se han atrevido a hacer esta versión del himno ingles, ‘God save the queen', que al fín y al cabo, fue el primer himno americano.