RSDvector_2013bigdisc-940x523Ha sido Paul Waller el primer gran músico que ha puesto el dedo en la llaga que ya empezaba a oler mal del Record Store Day.

Resulta que Paul Weller puso a la venta limitadísimas unidades de algunos de sus temas, como “Brand new toy”.

Pues, bien, esa edición limitada apareció a la venta en eBay, un día antes de la venta oficial del Record Store Day. Y lo que es peor: con un precio engordado como si se tratara de un globo.

Lógicamente, Paul Weller lo ha denunciado y ha recomendado no participar más en un negocio mezquino, oscuro, extraño entre algunas oxidadas tiendas de vinilos de música independiente.

santo01

El ridículo santo San Vinilo es, a veces, un sinvergüenza.

Algunas tiendas, bajo el manto episcolar de bula papal discográfica, hacen negocietes de tres al cuarto, para vender y engordar discos de ediciones únicas. Por ejemplo, que se sepa ya se han aprovechado de David Bowie, Bruce Springsteen y hasta del Papa Juan Pablo II.

Como dice Paul Weller, todos estábamos a favor de la magnífica idea de espolear el mundo de las ventas del vinilo a través de esta magnífica idea del Record Store Day .

Y la gran esperanza se ha convertido en unas sucias y pervertidas maniobras en la oscuridad para que unos pocos hagan sus negociates de tres al cuarto. Porque si piensa que se van a hacer ricos con estas ventas de estraperlo, como en los tiempos de guerra, se equivocan de medio a medio.

Este negocio, definitivamente, está podrido y decadente por donde lo toques.