Bill Ward , el batería original de Black Sabbath, se va del grupo hasta que no le firmen un contrato decente

El gran negocio que iba a suponer para Sharon Osbourne -manager del grupo- y su marido Ozzy Osbourne el retorno de los originales Black Sabbath parece que empieza a desmoronarse.

La primera mala noticia fue el cáncer de Toni Iommi, con lo que el grupo tuvo que dejar las sesiones en Los Angeles, con Rick Rubin y marcharse a Londres, donde el guitarrista era tratado en su lucha contra el cáncer.

Pero ahora ha surgido algo peor. El batería original Bill Ward no quiere seguir en esta gran aventura de Black Sabbath, con tanto dinero para ganar, hasta que no se le firme un contrato parecido a lo que han firmado los demás.

Bill Ward reclama que él es naturalmente el batería original del grupo.

Pero el caso de las peleas de Ozzy con Bill vienen de lejos. Sharon tampoco les gustaba y ya lo habían sustituido con  Mike Bordin, el batería de Faith No More.

En cualquier caso, es otro pellizco más al proyecto de Black Sabbath, que parece que ha arrancado con excesivos incovenientes.