Natalie ImbrugliaUna de las grandes virtudes de es la generosidad. El líder de y tuvieron una tórrida relación en el verano del 2002, en la época en que el grupo tuvo un éxito espectacular en Festival de  Glastonbury.

En marzo de este año, Natalie Imbruglia buscaba desesperadamente un contrato discográfico. Con 34 años, con una semiacabada carrera profesional en el cine, en la televisión, sólo le quedaba el camino de la música. Chris Martin salió a socorrerla y en la segunda semana del mes de marzo, Martin silueteó una canción que, en principio, se iba a llamar ‘Scars'. Una demo se hizo en The Bakery,  en el estudio de Chris, con la ayuda de Brian Eno.

Finalmente, con letra de Natalie y con refuerzos de sus músicos, esa canción se ha transformado en ‘Want' y es el tema estrella de Come to life', el cuarto y nuevo álbum de la australiana, que aparecerá en el mes de octubre, via Island Records, con la que logró un contrato gracias a las aportaciones de Martin.

[ad#adsenses-250×250]Hay otros dos temas de Chris en el álbum. Uno de ellos, llamado Lukas, está producido directamente por Brian Eno. Y un tercero, llamado ‘My god' es quizá el más interesante de todo el álbum, producido por Ben Hiller, el rey de las máquinas y productor también de Depeche Mode.

Han pasado 12 años del éxito de Torn'. Demasiado tiempo. He estado dos veces en mi vida con la Imbruglia. Amén de ser muy bajita, no tiene un caracter inteligente, aunque si unos grandes y profundos ojos azules con los que te castigan con la obediencia.

Abajo, más o menos,  ‘Want'.