red-hot-flea ofreció la actuación más vista en una Super Bowl, superando a Madonna, Beyoncé, Prince, etc. También ha sido el programa con más audiencia en toda la historia de la televisión en Estados Unidos, con un total de 115,3 millones de espectadores.

Algo mágico, maravilloso, porque salvo el sólo de batería con el que empezó Bruno Mars, todo estuvo lanzado de un Pro-Tools. Las dos actuaciones. La de Bruno Mars y la de Red Hot Chilli Peppers. Un insulto a la audiencia, aunque en estos tiempos ya todo da igual.

De  esta manera  los cibernautas escupieron a la banda con  fuertes calificativos, acusándolos de mentir descaradamente. 

Tanto el bajo de Flea, como la guitarra de Josh Klinghoffer estuvieron desconectados de cualquier cable hacia un sistema de amplificación y tampoco a un transmisor inalámbrico, lo que demostraría que no estaban tocando realmente.

flearedhotchilipeppersgetty

El cara dura  momento “unplugged” de los Chili Peppers fue observado por dos músicos con ojos de águila diferentes, cuyos “tuits” han sido capturados por la revista New York .

“Esa guitarra está conectado a nada”, escribió el maravilloso guitarrista de Living Colour,  Vernon Reid. “Flea … Quiero decir que todos sabemos, pero por el amor de dios, al menos, trata de no engañarnos como a  los niños”, añadió Joe Bonamassa.

Incluso se reían de los profesionales al no poner ni pequeños monitores inhalámbricos. Una farsa completa.

Los ni Bruno Mars no son los primeros en protagonizar un bochornoso espectáculo en el Super Bowl. Tan solo hace un año, Beyoncé fue fuertemente criticada por hacer backintrack en su show. Pero le resbalaron los ataques. Ella se cree perfecta.