Así despidió a Ziggy Stardust en su último concierto de 1973, con una versión de “My Death” del belga Jacques Brel. Bowie habló de retiro, pero lo que en realidad había acabado era Ziggy.