Este es la canción oficial de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, firmada por Matt Bellamy y . Con ella, ya ha empezado la gran polémica.