Marcus Mumford grabando en el estudio

Marcus Mumford ha concedido una nueva entrevista NME. En ella dice que le gastó una broma al periodista cuando le dijo que el segundo álbum de Mumford and Sons iba a ser una mezcla de Black Sabbath con con Nick Drake.

Marcus asegura que el segundo álbum, que parece algo así como la gran joya de la corona, es una evolución en el sonido y en la personalidad de la banda más que una revolución.

Más o menos indica que el album está prácticamente terminado y que sólo lo han oido ellos, el productor Markus Dravs -Arcade Fire, Coldplay- y el manager del grupo.

Todo el mundo indica que las  canciones favoritas son ‘Lover´s eyes' y ‘Lover of the light'.

Pero a mí me parece una barbaridad que haya tardado casi tres años en hacer un segundo album. A mí me da la sensación que tienen miedo a fracasar. Ya veremos.

Mumford and Sons que tocaron en la Casa Blanca, con la visita de Dave Cameron, no se siente culpables de haber robado algunos souvenirs de la Casa Blanca