la-et-ms-grammys-2013-album-of-the-year-winner-001Cuando Marcus Mumford dice que no les importa nada la venta de discos, que lo único que vale en estos tiempos es vender tickets para los conciertos parece que está diciendo una obviedad. Pero es algo más, mucho más.

La obviedad se convierte en un gigante axioma de como ha cambiado el negocio de la música con la irrupción de internet.

Desde que comenzó la industria de los discos, los artistas se mataban por un contrato discográfico, porque con ello, si vendían, podían actuar todo lo que quisieran.

Ahora, vender discos da más o menos igual, porque apenas se venden. Lo que vale es el prestigio del directo, la manera de ganar en los escenarios, para,efectivamente poder vender tickets y ganar dinero.

Es como un círculo vicioso. Los artistas han perdido más del ochenta por ciento de sus ganancias en la venta de discos, derechos de autor y derechos editoriales. La cruda realidad es el directo.

El disco apenas se convierte en un vehículo promocional para poder ser conocidos y vender más tickets. Es casi un gesto banal. Increíble.